La Guardia Civil investiga a una persona por usar artes prohibidas para la captura de aves

208
La Guardia Civil investiga a una persona como presunta autora de un Delito contra la Protección de la Flora y Fauna.  El investigado utilizaba artes prohibidas para la captura de aves.
Componentes del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil en esta época del año acentúa la vigilancia en los parajes donde es susceptible la captura de aves
fringilidas, ya que se encuentran en época de reproducción y cría.
En uno de estos servicios, tuvieron conocimiento de una persona que podría estar capturando aves insectívoras en el término municipal de Arroyo del Ojanco, por que efectuaron gestiones para la averiguación de los lugares que podría frecuentar esta persona.
Una vez localizada la zona, el paraje conocido como “Los Cortijos del Cura” término municipal de Arroyo del Ojanco, pudieron comprobar la instalación de redes invisibles, o de pantalla, redes que están prohibidas, ya que se trata de artes de caza masivas y no selectivas, estableciendo los componentes del Seprona, un dispositivo de apostaderos para la identificación del autor.
Como resultado de la vigilancia, comprobaron in situ, como una persona recogía de las redes, dos aves, un Verderón (chloris chloris) y un pinzón (fringuilla coelebs), las cuales se encontraban atrapadas en el, momento en el que los agentes sorprendieron, e identificaron al presunto autor, resultando ser un vecino de Puente Génave, de 57 años de edad.
Inspeccionadas las artes de caza, se comprobó que se trataba de dos redes, de 12 metros de largo, por 2,5 metros de ancho una de ellas, y la otra, 5 metros de largo por 2,5 metros de ancho, además de una jaula para las aves capturadas.
Asimismo se pudo apreciar que intencionadamente, había preparado el lugar, haciendo un reguero de agua artificial para atraer a las aves.
Siguiendo con las gestiones y ante la sospecha de que esta persona pudiera poseer más ejemplares obtenidos por este método, le fueron localizados en su domicilio 14 jilgueros (carduelis carduelis) jóvenes con un mes y medio de vida aproximadamente y dos Pinzones (fringuilla coelebs), de los que no podía acreditar su lícita procedencia.
Además de la imputación como presunto autor de un Delito Contra la Flora y Fauna Silvestre, le fueron formuladas denuncias administrativas por el empleo de artes masivas no selectivas, y por tenencia de especies silvestres sin acreditar.