buena integración de los refugiados ucranianos en el centro de acogida gestionado por la Fundación Diaconía en Rus

408

La subdelegada del Gobierno de España en Jaén, Catalina Madueño, ha valorado la buena integración de las personas que gozan del estatus de refugiado y que están residiendo en el centro de acogida gestionado por la Fundación Diaconía en Rus, gracias al programa del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

Así lo ha destacado durante la visita a este recurso, en el que ha estado acompañada por el alcalde del municipio, Manuel Hueso y el jefe de la Dependencia de Trabajo e Inmigración de la Subdelegación, Pedro Garrido, así como por la directora del proyecto nacional de acogida de esta ONG, Concha Rodríguez, y el director de las instalaciones, Pablo Gómez. “La injusta y terrible invasión de Rusia, hace ya dos meses, provocó que millones de ucranianos tuvieran que abandonar sus casas y huir de la guerra. Desde el primer momento, nuestro país ha mostrado su compromiso y su solidaridad con esas personas, dando un ejemplo de hospitalidad y auxilio”, ha explicado la representante del Ejecutivo.

Al respecto, la subdelegada ha recordado que el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones tiene abierto un Programa de Protección Internacional, con el objetivo de cubrir las necesidades de las personas refugiadas. “Esta iniciativa se desarrolla en todo el territorio nacional a través de distintas organizaciones no gubernamentales. En Jaén, Cruz Roja es la principal asociación designada en la provincia por el Ministerio de Inclusión para la atención y acogida de desplazados que llegan a la provincia. Sin embargo, hay otros colectivos como Jaén Acoge y la Fundación Diaconía que ha puesto en marcha recursos para atender a las familias desplazadas”.

En este sentido, Catalina Madueño ha puesto en valor el trabajo y la dedicación de estas ONG,s para conseguir que los desplazados ucranianos se sientan “lo mejor posible mientras estén entre nosotros”. La subdelegada ha visitado las instalaciones del centro de acogida de Diaconía en Rus, ubicado en un edificio dedicado con anterioridad al tratamiento de personas con adicciones, que tiene una capacidad total de 36 plazas. “Se habilitaron a finales a mediados de marzo y fue el 1 de abril cuando llegaron las primera familias al municipio. Actualmente, en el centro residen 24 personas, de las que 13 son menores de edades comprendidas entre los 13 y los 17 años. El perfil principal de las familias es el compuesto por una madre con niños pequeños a su cargo”, ha especificado.

La subdelegada ha aclarado que todas las personas con estatus de refugiados del centro de Rus están en régimen de primera acogida, es decir, “en el que se ofrece la cobertura de las necesidades básicas de manutención, alojamiento, vestimenta y salud, ayudando a las personas beneficiarias a adquirir las habilidades necesarias para el desarrollo de una vida independiente”. Y ha añadido: “Posteriormente, en una segunda fase, comienza la preparación para la autonomía de esa persona, con programas de empleabilidad y de inserción laboral, además de asistencia de social, jurídica o psicológica. De forma transversal, se trabaja también en el aprendizaje del idioma”.

Actualmente, el centro que gestiona Diaconía en Rus cuenta en su plantilla con un psicólogo, un trabajador social, un educador, dos integradores, dos auxiliares, un profesor de español y un coordinador, además del personal de cocina y de limpieza. La subdelegada ha podido dialogar con los empleados y también con algunas de las personas ucranianas residentes en este recurso para conocer de primera mano cuál es su experiencia y cómo se han adaptado a la vida en España: “Todas las administraciones debemos trabajar con la máxima coordinación para garantizar que todas estas familias tengan sus derechos y puedan desarrollar sus capacidades. Entre todos, tenemos que conseguir ser un ejemplo de solidaridad, acogida y horizonte de paz para los refugiados y refugiadas de Ucrania”, ha insistido.

La subdelegada ha informado, del mismo modo, de que la Brigada de Extranjería de la Comisaría de la Policía Nacional en Jaén ha tramitado hasta ahora 224 solicitudes de protección internacional de ciudadanos ucranianos. “Se ha dado cita a otras 24 personas para esta misma semana. En total, son 248 personas las que han conseguido o están en vías de lograr la figura de protección internacional temporal. Se trata de un proceso muy dinámico, pero que se está resolviendo con celeridad”, ha concluido Catalina Madueño. Hay que recordar que, antes del comienzo de la invasión de Rusia, unos 150 ucranianos residían en la provincia de Jaén.

Del mismo modo, la subdelegada ha recordado que, desde la pasada semana, las personas que han llegado a la provincia desplazadas a consecuencia de la guerra de Ucrania ya pueden solicitar cita para la expedición de la Tarjeta de Identidad de Extranjeros (TIE). Se trata de la documentación que necesitan los refugiados beneficiarios del estatus de Protección Temporal Internacional para regularizar su situación administrativa completamente.