Podemos Bailén pide a la exconcejala Mariana Villarejo las asignaciones del Grupo

323
La plataforma Todos Por Bailén que contó con un representante en la última Corporación bailenense reclama a la concejala Mariana Villarejo que clarifique el destino de lo cobrado como asignación del Grupo Municipal, eso sucedía en una reunión, celebrada el pasado 14 de junio, horas ate de terminar la legislatura.
Según manifiestan en un comunicado, “cada grupo municipal recibía en la anterior legislatura una asignación económica mensual para gastos de la agrupación, de oficina, desplazamientos, etc. En el caso de TPBla asignación fue de 330 euros mensuales. Esta dotación en ningún caso es para uso y disfrute de la concejala. (Así viene reflejado en el artículo 73.3 de la Ley 7/1985, del 2 de abril, Reguladora de las Bases del Régimen Local)” señalan.
Agregan que en el número de la cuenta bancaria que tenía TPB para recibir esta asignación económica, la concejala, entonces, Mariana Villarejo era titular de la misma junto con otr@s compañer@s. “En la misma reunión del 14 de junio, se le pide a la señora Villarejo que rinda cuentas del dinero que hay para darle el uso que la ley permita. Calculan que en esta cuenta bancaria quedarían alrededor de unos 8.000 euros.
Ante esta reclamación de Podemos Bailén, “la señora Villarejo nos comunicó que se había gastado ese dinero, textualmente: —porque considero que era mi sueldo—, (teniendo la certeza de que por ley ese dinero no corresponde a la persona que ostenta ese cargo, sino a la Agrupación Municipal)”.
Días después de esta reunión, se enteraron en la entidad bancaria de que la cuenta de TPB había sido cancelada en noviembre de 2016. Evidentemente, hasta el fin de la legislatura se ha seguido enviando esa dotación económica. Ahora se preguntan que a que cuenta bancaria.
De forma amigable y como compañer@s que han sido, “le reiteramos a la señora
Villarejo, tanto personalmente como por vía postal, que justifique el destino de ese dinero,
y en actitud desdeñosa nos manifestó que ella no nos considera ni compañeros ni amigos
y que tampoco va a justificar dónde ha ido a parar el dinero”, recogen en la nota de prensa.
Según señalan en la nota de prensa, “parece ser que a la señora Villarejo se le olvidó muy pronto que para que ella fuera «concejala», hubo una veintena de personas que dedicó mucho tiempo y dinero personal para que TPB obtuviera el apoyo del pueblo. El trabajo político de la señora Villarejo como concejala se resume en:
● Asistir a eventos del Ayuntamiento, (muchos de ellos iban en contra de las decisiones que tomaba el propio partido).
● Asistir cada dos meses a plenos municipales tomando las resoluciones unilateralmente, como: no pedir información que este grupo municipal decidía que la concejala pidiera al Ayuntamiento, referente a: gastos de obras públicas, de eventos taurinos, religiosos, etc. Así como mociones que TPB decidía que la señora Villarejo llevara a los plenos municipales y ella nunca presentó. Tales como: la remunicipalización del agua y el cobro del IBI a los bancos por hacer uso de la vía pública mediante los cajeros automáticos, entre otros.
Respecto a nuestras redes sociales, recuerdan que M. Villarejo era administradora de las páginas de Facebook de TPB y de Podemos Bailén. Al terminar la legislatura municipal,
“decidimos que se eliminara la página de TPB, puesto que la Agrupación Municipal
llegaba a su fin. Pero decidimos que la página de Podemos Bailén seguiría abierta.
Pues bien, minutos después de finalizar la última reunión del 14 de junio donde
sucedieron los hechos anteriormente explicados, la señora Villarejo eliminó la página de
Facebook de Podemos Bailén sin consultar con nadie.-Preguntándose ahora- ¿Despiste o temor a que se publicara lo acontecido en la reunión?,no lo sabemos. ·Es por ello que las personas que formamos parte de Podemos Bailén y que seguimos creyendo en Podemos como una herramienta para mejorar la vida de la mayoría, creamos nuevamente una página de Facebook de Podemos Bailén.
No quieren terminar este comunicado sin hacer autocrítica de lo ocurrido en TPB. “Entendemos que no hemos sido capaces de imponer una democracia interna y
participativa, con un código ético que se impusiera a la toma de decisiones que de forma
unilateral ha tomado la «concejala de TPB» durante toda la legislatura. Y si no lo hemos
hecho, ha sido principalmente por mostrar confianza plena y anteponer la amistad al
proyecto político, ese ha sido nuestro gran error”, finalizan.