Manifiesto de la Plataforma de afectados de Allianz y Baécula Seguros

402
La Plataforma de afectados de Allianz y Baécula Seguros de Bailén ha hecho público un comunicado en el que reflejan que la confianza para el depósito de sus ahorros ha sido por el nombre de la marca aseguradora que les daba la confianza y tranquilidad para ellos.
“En la línea con el realizado por la Compañía Allianz sociedad de seguros y reaseguros S.A., los/las afectados/as por la posible estafa originada desde la oficina en Bailén España, del agente-mediador financiero autorizado y exclusivo de dicha compañía, en relación a la comercialización de productos financieros exclusivos de Allianz sociedad de seguros y reaseguros S.A., manifestamos que”:
“Más de cien familias rotas, irreparablemente, a todos los niveles: afectivo, personal,
familiar, de sustento diario (la mayoría), otras (las menos) mirando con cierta
tranquilidad el futuro propio y de su entorno después de una larga vida dedicada al
ahorro con el mayor de los sacrificios y esfuerzo. Todo ello venido al traste tras haber
depositado todo o parte de nuestro capital en una oficina exclusiva de la novena mayor
compañía del mundo, según valor de marca, cercano a los siete mil millones de
dólares. Operaciones que realizamos desde la confianza y seguridad que nos ofrecía la
marca y el mediador, por cierto, persona de reconocida ascendencia en el pueblo, tanto
a nivel personal como familiar, aunque esto último hubiera dado igual, porque todos/as
los ahorradores/as entramos a dicha oficina porque en el cartel de la entrada lucía bien
grande “Allianz”.
Agregan que “Simultáneamente hemos puesto en marcha nuestra esperanza en que la justicia y el sentido común pondrán fin y solución a la “supuesta estafa” sufrida por todos nosotros y se restituirán la totalidad de nuestros depósitos. Esperamos que el agente exclusivo y la compañía se harán cargo de ello, cada cual desde el cumplimiento de sus
responsabilidades y funciones. El agente como determine la Magistratura y la Compañía: consejo de administración, comité de dirección, comisión de auditoría, departamento financiero, departamento de riesgos, departamento de seguridad de la información, directivos de las oficinas de Úbeda y Jaén y otros controladores,etc tanto por legislación como por estatutos y funciones porque tienen entre otras, la función “in vigilando” de controlar diariamente el trabajo de sus empleados, asociados etc., cuando ha sido probado que esta práctica “presuntamente fraudulenta” ha sido mantenida en el tiempo por años, y ese mismo tiempo es el que ha tenido toda la organización de la Compañía para descubrirlo”.
Indican además que “también confiamos en la inteligencia y en la estrategia comercial de la compañía para no caer en un “dolo reputacional” en materia de credibilidad, solidez, seguridad y confianza que sería mayor que la cantidad económica que debiera restituir a todos los clientes de dicha oficina “presuntamente estafados/as”, como responsable civil
subsidiaria”.
Finalmente señalan, “la Compañía no ha participado en ningún momento, ni ha reaccionado inmediatamente, desde que tuvo conocimiento de los hechos presuntamente ilegales, en atender a toda los/as clientes/as de la oficina. Preocupándose exclusivamente, los hechos así nos lo hacen ver, en hacer desaparecer todo rastro de relación entre ella y el agente: retirada de letreros, cierre de oficina, anulación del sistema informático, etc., dejándonos abandonados, sin comunicación, ni explicación alguna. Nadie, en nombre de la compañía, se ha dirigido a nosotros por medio alguno para responder a nuestra situación ni a trámites “menores”, pólizas de auto, hogar, etc., pareciera que, por su manera de actuar, solo les preocupase avanzar en la denuncia contra el agente y
lanzar el mensaje de que es ajena al asunto”.
Por lo que piden “una Justicia ágil y una legislación que realmente proteja los derechos de los consumidores y eviten situaciones como la nuestra, en la que un seguro de
responsabilidad civil subsidiario restituya las malas praxis de compañías, empleados,
asociados, etc., sin necesidad de la larga travesía legal, acortando los plazos a la
mínima expresión o a un arbitraje”. Por todo lo cual, reclaman una solución justa y rápida.