Esteban Perea acaba 5º en la subida de Lanjarón

186

Este pasado fin de semana el piloto bailenense competía en la tercera prueba con su modelo Silver-Car S2. Llegaba el sábado con mucha ilusión tras la respuesta en Colmenar, estando muy cerca de la victoria. Con una inscripción de 110 coches y un calor insoportable en la ciudad granadina, no solo por los 34 grados, si no por la humedad que el domingo estaba casi a un 30%. Empezaron los entrenos con un poco de lío ya que al coche le adjudicaban el mejor tiempo pero con otro piloto e igualmente que a con mi nombre me sacaban en los tiempos con un demon car R34 con peor tiempo, un poco de lío que continuó en la siguiente manga que ya era la oficial, quitándonos a los cm y car-cros la segunda manga por temas de horarios. Volvían a lo mismo, mi coche mejor tiempo pero con otro piloto, resumen del día, pues que nos fuimos a dormir con unas aclaraciones que según la organización el coche no tenía nada que ver. Por mi nombre conduciendo un demon car R34 estaba cuarto.

La jornada del domingo tuvo como protagonista el calor, pero principalmente la humedad tan alta con la que amanecimos, esto unido a la repetición del sábado; gran cantidad de accidente con los correspondientes parones, hacía de unas mangas agotadoras, ya no por la calor si no por la cantidad de tiempo que pasaban dentro del coche en la presalida que a veces se llegaba a los 20 minutos y eso en un cm sin ventilación alguna era irresistible. En cuanto al resultado, con unos neumáticos ya bastante gastados que estrenó en Montoro, la calor tan alta del asfalto y una subida donde cada manga que pasaba se daba cuenta que la potencia en la parte alta era importante y su coche llevaba el motor más  pequeño y antiguo del resto hacía que no pasase del 5º puesto.

En el resumen final para Perea, está muy descontento con la organización, no se puede organizar una prueba con 110 inscritos y acogerse a unos horarios normales, “esto creo que como comentamos la mayoría de los pilotos, se podía haber adelantado el sábado a las 12 de la mañana y todo el mundo hubiese acabado sus mangas sin tantas aglomeraciones en la salida y tanto nerviosismo por tema de cumplimiento de horarios he igualmente el domingo se podía haber adelantado y no entrar a parque a las 16,00 horas y pico.
Ahora toca parar hasta septiembre, que en principio no sé si haré alguna de estas, lo que si es seguro es que estará en el mes de octubre en Macael.