Despeñaperros guarda grandes tesoros de arte rupestre

162

Trazos de pigmentos rojizos, con el hierro como compuesto dominante, revelan entre las rocas del Parque Natural de Despeñaperros, en Jaén, dos misteriosas figuras antropomorfas bitriangulares con tocado, junto a un ciervo en actitud de berrea. Las pinturas rupestres de estilo esquemático y levantino que alberga el Conjunto Rupestre «Vacas del Retamoso-Los Órganos» cuentan con 400 figuras diseminadas en 14 puntos diferentes. Abrigos y cuevas de las formaciones rocosas tan emblemáticas como inaccesibles de Sierra Morena Oriental, aquellos parajes donde los míticos bandoleros encontraban cobijo, han permanecido prácticamente inalterados durante miles de años legando un patrimonio cultural y natural de valor incalculable por preservar y redescubrir a través de la investigación.

Mientras la naturaleza sigue dando sus sorpresas -se acaban de documentar en Despeñaperros una nueva especie de hongo para la ciencia, Cortinariusjimenezensis, y una nueva cita de flora para Andalucía de Linaria nivea-, la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico ha encargado a un grupo de expertos diversos estudios y proyectos para caracterizar, conservar y valorar este patrimonio cultural, además de eliminar las huellas que se habían superpuesto al arte preservado en una naturaleza prácticamente intacta.

Utilizando drones para construir un modelo 3D y técnicas como la fluorescencia de Rayos X,una restauradora, dos historiadores del arte, dos arqueólogos y un geólogo han llevado a cabo la catalogación, examen y caracterización de los 14 conjuntos rupestres, localizando figuras inéditas. Asimismo, por primera vez se han georreferenciado los conjuntos y analizado la composición de las pinturas utilizadas para después identificar las principales amenazas que acechan a su conservación. Se han implementado algunas soluciones consideradas de máxima prioridad y propuesto otras para los próximos años, de mantenimiento, conservación y valorización. Así, utilizando una lupa binocular y tras realizar diferentes pruebas en superficies pétreas similares aunque sin policromía original, se han eliminado tres grafitis que había en uno de los conjuntos, el factor de alteración más relevante. Por otro lado, se han colocado dos fisurómetros en las grietas transversales de la masa rocosa que sirve de soporte de otro de los conjuntos que deberán observarse de forma continuada durante los próximos meses para ver si presentan alteraciones de estabilidad.

Una de las figuras antropomorfas, con detalles de aretes y en los brazos.

Una de las figuras antropomorfas, con detalles de aretes y en los brazos.

El estudio destaca la importancia de mantener el equilibrio con el ecosistema que propició la creación de este arte, con la convivencia entre especies que fueron representadas y siguen habitando estos parajes, así como la conveniencia de fomentar la difusión del patrimonio sin poner en peligro su conservación. Actualmente el arte rupestre de Despeñaperros cohabita con ciervos, cabras monteses, jabalíes, lobos, linces y rapaces como el águila imperial y el buitre negro.

Se proponen intervenciones concretas coordinadas por restauradores y expertos del Parque Natural para, por ejemplo, retirar deyecciones de aves y telas de araña en las cavidades pétreas, un foco de alteración física y retención de polvo y humedad, o monitorizar posibles amenazas en cuanto a la vegetación de gran porte cuyas raíces pudieran afectar a las formaciones rocosas. Grietas y fisuras, humedad, exfoliaciones, descamaciones y escamaciones, pátinas y costras son otras de las preocupaciones de los expertos que motivarán futuras investigaciones.

Según recogen los estudios encargados por la Consejería, el yacimiento rupestre de Vacas del Retamoso fue uno de los primeros que se incorporaron al catálogo de conjuntos con arte esquemático de la Península Ibérica. Su existencia fue constatada en 1913 por Henry Breuil, investigador del Instituto de Paleontología Humana de París.

El arte esquemático fue el estilo con el que se identificaron las primeras comunidades agrícolas y pastoriles. Sus motivos se caracterizaron por el empleo de formas esquemáticas y abstractas, con figuras antropomorfas, zoomorfas, a veces acompañadas de ídolos, que se utilizaron para formar composiciones de carácter conceptual y simbólico dentro de un abanico cronológico comprendido entre el VI y el II milenio a.C.

Este estilo es el más extendido por Sierra Morena. Sin embargo, solo los conjuntos de Aldeaquemada, por ser de estilo levantino, fueron incluidos en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Los expertos señalan en el proyecto de conservación encargado por la Junta la presencia de figuras levantinas en los conjuntos de Cueva del Santo y Vacas del Retamoso, lo que hace albergar la esperanza de que en un futuro todos reciban el mismo reconocimiento.

El paso de Despeñaperros es un territorio jalonado por la presencia de numerosos conjuntos de arte rupestre distribuidos a lo largo de la línea de fractura de la sierra, formando cinco núcleos que se localizan en las cabeceras de los ríos Guadalmena, Guadalén, Guarrizas, Despeñaperros y Rumblar. En ellos se han catalogado unos 50 yacimientos, con unos 115 abrigos o conjuntos, siendo el yacimiento de Vacas del Retamoso-Los Órganos el más destacado por la abundancia y variedad de sus representaciones.