La Guardia Civil ha desarticulado una organización dedicada a la producción y venta de drogas

582
ALIJO DE MARIHUANA

Han sido detenidas 8 personas e investigadas otras 6, integrantes de una organización dedicada a la producción y venta de drogas en la localidad de Torreperogil. Se han desmantelado 3 centros de producción de marihuana y 5 puntos de venta de drogas. Han sido intervenidas 1.002 plantas de marihuana, 300 gramos de hachís, 688 gramos de marihuana, 130 gramos de crack y 10 gramos de cocaína, preparados y listos para su distribución

Componentes de la Guardia Civil pertenecientes a la Compañía de Baeza, han llevado a cabo la explotación de una Operación contra la producción y tráfico de drogas en la localidad de Torreperogil. Siendo desmantelados 5 puntos de venta de sustancias estupefacientes y 3 centros de cultivo de marihuana de alto rendimiento “tipo indoor”.
Han sido detenidas ocho personas de entre 25 y 40 años de edad, e investigadas otras seis, todos pertenecientes a un “clan familiar” que se había afincado en la localidad, como presuntos autores de delitos contra la salud pública, defraudación del fluido eléctrico y pertenencia a organización criminal. Para dos de los detenidos, la Autoridad Judicial ha
decretado su ingreso en prisión.
Los agentes iniciaron las investigaciones a principios de este año, cuando recabaron indicios e información suficiente de la posible existencia de varios puntos de producción de marihuana y venta de drogas en la zona.
El pasado día 30 de mayo, se procedió a la explotación de la Operación con la entrada y registro de 9 viviendas en la localidad de Torreperogil, donde la Guardia Civil intervino 1.002 plantas de marihuana, 300 gramos de hachís, 688 gramos de marihuana, 130 gramos de crack y 10 gramos de cocaína, preparados y listos para su distribución, 40 teléfonos móviles, y dinero en efectivo. A demás de material de iluminación, climatización,
básculas de precisión y otros efectos.
Los sistemas de iluminación y climatización, se encontraba conectados fraudulentamente a la red eléctrica mediante “enganches ilegales”. Estimándose un fraude de unos 40.000 euros a la compañía eléctrica, por la energía consumida.