Francisco Reyes valora el 28-F como “el punto de partida para Andalucía más próspera, más igualitaria y con más derechos”

373

El secretario general del PSOE de Jaén, Francisco Reyes, valora el 28 de febrero de 1980 como “el punto de partida para una Andalucía más próspera, más desarrollada y más igualitaria”, con un grado de autogobierno que ha permitido a esta tierra “avanzar, modernizarse, conquistar derechos y equipararse a otros territorios con los que se partía en franca desventaja”.

Reyes señala que la conmemoración del Día de Andalucía tiene que seguir siendo “la afirmación de que los andaluces y andaluzas no queremos ser más que nadie, pero tampoco menos que nadie”, un principio que fue hoja de ruta en 1980 y que hoy está “plenamente vigente”. “Hay que seguir trabajando por una doble igualdad: la igualdad con el resto de territorios del Estado y la igualdad entre la propia ciudadanía andaluza”, subraya.

El secretario general del PSOE de Jaén considera que la Autonomía andaluza ha sido “un instrumento fundamental para que nuestros pueblos hayan dado un salto de calidad a todos los niveles y que durante casi 40 años se haya ahuyentado el fantasma de la despoblación”. “En todo este tiempo, se ha hecho un buen trabajo para que nuestros municipios tuvieran unas infraestructuras de calidad y unos servicios públicos que garantizasen la igualdad de oportunidades”, resume.

Reyes valora igualmente que Andalucía haya hecho de la política social “su seña de identidad”, porque ha sido capaz de “abanderar la defensa del Estado de Bienestar” en los años más complicados de la crisis y de los recortes impulsados por la derecha. En este punto, muestra su orgullo “por el férreo blindaje de la sanidad, la educación, la Ley de Dependencia y los servicios sociales” que esta comunidad ha llevado a cabo.

“No sólo nos hemos abierto camino en estas 4 décadas, sino que hemos sido capaces de trazar un sendero con marca propia, donde hemos consolidado derechos y hemos puesto las políticas al servicio de los ciudadanos”, argumenta.

El líder socialista considera que hace un buen balance de estos años de autonomía no está reñido con el reconocimiento de que “todavía queda mucho trabajo por hacer, problemas que resolver y retos que afrontar”. En este sentido, apunta al empleo como “la principal obsesión” del PSOE, no sólo en clave de creación, sino también en clave de “calidad y estabilidad” de esos puestos de trabajo. El riesgo de despoblación es otro de los desafíos que aparecen en el horizonte, por lo que Reyes aboga por “un compromiso de coordinación institucional para acometer políticas integrales de apoyo al medio rural”.