La aldea de Zocueca, pedanía de Guarromán, organiza un acto entorno a Pablo de Olavide

590

La pedanía guarromanense de Zocueca acogió el primer acto con motivo
de la conmemoración del 250 aniversario de las Nuevas Poblaciones. El
Rumblar, que fue como se llamó un tiempo, fue una de las poblaciones
creadas por Pablo de Olavide, aunque la falta de personal le hiciese
desistir de ello y se convirtiese en pedanía de Guarromán.
El acto fue organizado por el Instituto de Estudios Bailenenses en
colaboración con el Ayuntamiento de Guarromán, que ha llevado este
acto a la pedanía situada a los pies de Sierra Morena, por resaltar la
importancia que como nueva población tuvo lo que hoy es Zocueca
fundada como Nueva Población con el nombre del Rumblar tomando el
Santuario de la Virgen de Zocueca como eje a esa nueva población de
Carlos III.
Después de realizar un recorrido por las calles de esta pedanía,
donde aún queda algún vestigio de las casas de los colonos y su
arquitectura, se pasó a la conferencia del cronista oficial José María
Suárez Gallego que habló precisamente de la arquitectura de las Nuevas
Poblaciones y su desarrollo en esos 250 años.
Zocueca o El Rumblar se agregó en su día a Guarromán para poder
mantener el Fuero con lo que se vieron beneficiados los colonos que
llegaron a la provincia. De la estructura social agraria con la que se
crearon estas poblaciones, la influencia de las minas en la Comarca
Norte o la industrialización de la zona, motivó un gran cambio social
en su arquitectura, algo que no fue un cambio de esta magnitud en
otras localidades de las provincia de Córdoba o Sevilla en las Nuevas
Poblaciones que se crearon.