Las Fuerzas de Seguridad realizan seis nuevas detenciones por la agresión a policías en Linares-Baeza

828

La Policía Nacional ha efectuado seis nuevas detenciones por su presunta implicación en los sucesos registrados 28 de abril donde efectivos de la Policía Nacional, Local y Guardia Civil resultaron heridos de diversa consideración en un enfrentamiento con miembros de un clan de la droga en la Estación de Linares-Baeza.

Las detenciones se llevaron a cabo en la tarde de ayer jueves y que no se descarta que haya más, ya que se están identificando a todas las personas que, de una manera u otra, participaron en los altercados del pasado sábado. Han sido ya son 13 las personas detenidas por estos hechos del pasado fin de semana, de las que dos han ingresado en prisión. Otras cinco personas quedaron el libertad con cargos y con medidas cautelares.

Falta por conocer cuál será el destino de estos seis nuevos detenidos, que deberán prestar declaración ante la autoridad judicial antes de conocer su destino más próximo.

Recordar que más de una treintena de efectivos procedentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) y de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR), ambas con sede en Granada, se encuentran desplazados hasta el municipio jiennense de Linares para reforzar la presencia policial.

El objetivo de este refuerzo ha sido garantizar la seguridad de todos los vecinos que viven en la Estación de Linares-Baeza, así como restablecer el orden e impedir que surjan nuevos episodios después de que el altercado acabara con siete personas detenidas, dos de ellas en prisión preventiva. Una de las dos personas que han ido a prisión es el presunto cabecilla del clan conocido como el de ‘Los Alicantinos’.

Los cinco detenidos restantes fueron puestos en libertad con cargos y con medidas cautelares como la de no poder entrar en el municipio de Linares: de ahí que el refuerzo policial vaya también destinado a garantizar el cumplimiento del destierro por parte de los encausados. Con este incremento de la presencia policial se espera que no se vuelvan a repetir más episodios violentos, mientras prosigue la investigación.