Ubicada en su monolito la piedra bicentenaria de la primera fuente pública

1160

Con la presencia de la propietaria de la piedra bicentenaria que formó parte en su día de la primera fuente pública y que dio nombre a la Calle del Pilar, que desembocaba en la Plaza del Ayuntamiento, se ha descubierto la única evidencia de aquella fuente que ha sido donada por su propietaria María Luisa Garrido que la ha cedido al Ayuntamiento para poder conservar la memoria de aquella fuente inicial que también se inauguraba un día 5 de agosto, coincidiendo con la conmemoración de las fiestas patronales, cuando la Plaza del Reloj era el centro de la vida de la ciudad. Un monolito delante del edificio del Ayuntamiento ubica esta piedra de destacado tamaño.

Se ha ubicada a poco más de 10 metros de donde se ha colocó la primera vez. Una piedra que tiene una historia muy particular porque después de ser parte de esta primera fuente, tiene una inserción que así lo recuerda, fue ménsula de un balcón de la casa construida en la calle Conde de Torreanaz y finalmente fue mesa en una vivienda de la aldea del Rumblar, siempre en manos de los mismos propietarios.
El concejal Juan José Padilla explicó la historia de la piedra que registra tallado para donde se la esculpió, más tarde  María Luisa Garrido agradeció el tratamiento que se le ha dado a esta parte de historia y finalmente el alcalde Luis Mariano Camacho agradecía a la familia y a todos los que han intervenido para que se pueda colocar en este espacio.