La Audiencia condena a menos de dos años de cárcel tres mujeres bailenenses que estafaron a la anciana que cuidaban

207

La Audiencia de Jaén ha condenado a penas de menos de dos años de prisión a tres mujeres por estafar a la anciana que cuidaban en Bailén. En concreto se les ha impuesto un año y tres meses para dos de ellas y otro año y nueve meses para la tercera. Además, el tribunal les impone multas de 360 euros para cada una y hacer frente de manera conjunta a una indemnización de 24.000 euros.

Las tres mujeres, de edades comprendidas entre los 53 y 57 años, se han sentado este miércoles en el banquillo de la Audiencia de Jaén y se han conformado con las penas tras llegar a un acuerdo con el Ministerio Fiscal que inicialmente les reclamaba siete años de prisión.

Finalmente, dos de las tres acusadas han sido condenadas por un delito de estafa mientras que la tercera lo ha sido como autora de un delito de falsedad en documento privado en concurso con un delito de estafa y con el agravante de abuso de autoridad.

Los abogados de los tres acusadas han apuntado en declaraciones a los medios que sus defendidas han preferido aceptar las penas antes que ir a juicio, aunque han subrayado que todas ellas han mantenido su inocencia y han rechazado haberse apropiado de los bienes de la anciana. “El acuerdo es bastante beneficioso”, ha señalado a los periodistas el abogado Ulises Martínez, de ahí que finalmente hayan optado por aceptarlo y no arriesgarse a celebrar el juicio.

El Ministerio Fiscal acusaba inicialmente a las tres mujeres de sustraer de sus cuentas 185.159 euros y de hacer dos testamentos a favor de ellas cuando la anciana se encontraba con sus capacidades mentales “gravemente afectadas” hasta el punto de que fueron firmados por testigos ya que la anciana no sabía ni leer ni escribir. El acuerdo alcanzado y que se plasmará en sentencia contempla también la revocación de los dos testamentos.

Los hechos, según recoge el escrito de calificación provisional del Ministerio Fiscal, se remontan al año 2008 cuando las tres acusadas “movidas por ilícito ánimo de lucro y puestas de común acuerdo” comenzaron a trabajar para encargarse el cuidado personal de esta mujer que se encontraba encamada.

“Poco a poco se fueron ganando la confianza y captando la voluntad” de esta anciana que con los años “se hizo una persona totalmente dependiente de ellas ya que no podía moverse, tenía dificultades auditivas y no sabía leer ni escribir y sufrir una demencia senil que era progresiva, consiguiendo alejarla de su familia”.

En 2010 una de las acusadas redactó un documento privado en el que hizo constar que la anciana le autorizaba para administrar su pensión y para pagar todos los gastos de la casa, incluidos la alimentación de las personas que se encargaban de su cuidado. El documento lo firmó la propia acusada falsificando la firma de la anciana y así, según el Ministerio Fiscal, consiguieron hacerse con más de 198.000 euros de sus cuentas.

En 2012, y siempre según el relato del Ministerio Fiscal, las acusadas cuando ya la anciana estaba con sus capacidades mentales “gravemente afectadas”, realizaron dos testamentos en los que instituía herederas universales de todos sus bienes a las tres acusadas. Los testamentos “fueron firmados por testigos al no poder hacerlo la testadora a causa del grave estado de salud que sufría y de no saber escribir”.

Anteriormente, en 2009, la anciana cedió la nula propiedad de su vivienda a una de las tres acusadas que supuestamente se encargaba de su cuidado durante los fines de semana. Este contrato ya ha sido disuelto por la Audiencia de Jaén.

Fue una sobrina de la anciana la que denunció lo que estaba ocurriendo e inició un proceso que terminó declarando la incapacidad absoluta de la anciana para gobernar su pensión y bienes. De esta forma, en 2013 la sobrina fue declarada tutora de la anciana.