El delegado de Educación condena la agresión a la directora de un colegio de La Carolina

190

Sutil recuerda el impulso que la Junta ha dado a la ley que otorga a los docentes andaluces la consideración de autoridad pública.

El delegado territorial de Educación y Deporte, Antonio Sutil, ha condenado la agresión sufrida por la directora del CEIP Manuel Andújar de La Carolina y ha ofrecido todo el apoyo de la Delegación para la asistencia jurídica y psicológica de la docente. “Es un hecho lamentable y es fundamental que, como sociedad, estemos todos unidos para repudiar actitudes como estas y apoyar a las que son las víctimas, sin oportunismos políticos y con la lealtad institucional como principio para concienciar de la gravedad de estas actitudes y redundar en el reconocimiento de la labor del profesorado”, ha indicado Sutil.

Sutil agradece a los alcaldes su colaboración en unas circunstancias excepcionales como las que estamos viviendo en la actualidad y el cumplimiento de sus competencias. Así, el delegado ha indicado la Ley Básica de régimen Local, así como otras normativas de ámbito estatal y autonómica como la LOE y la LEA que establecen que, en el caso de los colegios, el mantenimiento, vigilancia y seguridad dependen de los Ayuntamientos. “No obstante, ante la agresión a una profesional de la educación todos debemos trabajar en una misma dirección que es concienciar a los ciudadanos de la importancia de condenar hechos como estos, unas actitudes que jamás pueden ser justificadas bajo ningún concepto”.

En este sentido, el delegado ha recordado que el Consejo de Gobierno aprobó, el pasado 23 de junio, el anteproyecto de Ley de Reconocimiento de Autoridad del Profesorado, una normativa que otorga a los docentes de la Comunidad Autónoma de Andalucía la consideración de autoridad pública en el ejercicio de sus funciones, así como la presunción de veracidad. Además, garantiza la asistencia jurídica y psicológica al profesorado de los centros públicos. Asimismo, la futura norma tiene como objeto destacar la figura del docente como pilar fundamental del sistema educativo.

Igualmente, el texto recoge los derechos del profesorado en el ejercicio de la función docente, como el de recibir el trato, la consideración y el respeto que le corresponde, tanto dentro como fuera de las instalaciones educativas, por parte del alumnado, las familias, el resto de los profesores y el personal restante que presta su servicio en el centro docente, conforme a la importancia social de la tarea que desempeña.