Suelta de 3 aves en Andújar con 18 alumnos de 11 años en el marco del Día Europeo de la Red Natura 2000

83

La Junta de Andalucía fomenta la participación de niños y jóvenes en la protección de la biodiversidad jiennense y la acción frente al cambio climático, lo que constituye una de las prioridades del Gobierno andaluz, según ha puesto de manifiesto la delegada del Gobierno, Maribel Lozano. Maribel Lozano ha participado con la delegada de Desarrollo Sostenible, María José Lara, en las actividades impulsadas por la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía en el marco del Día Europeo de la Red Natura 2000.

La iniciativa implica a más de 80 escolares en grupos burbuja a lo largo de diferentes jornadas, siendo la de hoy celebrada en Andújar. “Se trata de un día que pone el foco en los 27 países miembros de la Unión Europea en los espacios protegidos dentro de esta red, lugares de alto valor ecológico que contribuyen a la conservación de hábitats y especies de gran interés comunitario, con el fin de garantizar su supervivencia a largo plazo, un reto en el que las nuevas generaciones tienen un papel crucial”, ha detallado la delegada.

La actividad ha comenzado con una charla para 18 alumnos de 5º curso de Educación Primaria del CEIP José Ruíz Gordoa de Andújar, a los que se ha entregado una libreta y lápiz para que tomaran notas, de modo que posteriormente en clase puedan hacer un trabajo. A través de una ruta a pie por un sendero interpretativo los alumnos han ido descubriendo y aprendiendo de la naturaleza, su geología, historia, cultura, ecología, geografía, flora y fauna. Una vez finalizada a ruta, los escolares han procedido a la suelta de dos búhos chicos y un águila calzada junto a la delegada del Gobierno, provistos de material de protección. Las aves procedían del Centro de Recuperación de Especies Amenazadas (CREA) del Quiebrajano en el que cada año ingresan alrededor de 700 aves localizadas heridas o desorientadas, al encontrase fuera de su medio, por vecinos de diferentes municipios jiennenses o por agentes de medio ambiente.

El ejemplar de águila calzada es un adulto con Ingreso el 23 de marzo de este año en un paso migratorio y fue recogida por un agente medio ambiente en Cazorla. Presentaba un traumatismo en el ojo izquierdo que afectaba al cristalino y no tenía movilidad en sus extremidades inferiores. Tras un tratamiento a base de analgesia y colirio, se valoró en el voladero del centro su capacidad de caza y agudeza visual, por lo que ha podido ser liberada tras sesenta días.

Los dos pollos de búho chico ingresaron el 10 y el 20 de abril de este año, recogidos por la Iglesia San Lorenzo y Cooperativa La Unión, ambos de Úbeda. Se trata de pollos nidífugos encontrados en el suelo que han sido recuperados en el voladero del CREA con caza viva y ejercicios de musculación.

La delegada ha tenido palabras de reconocimiento para la colaboración de los ciudadanos y las autoridades locales, así como para el trabajo de los agentes de medio ambiente y profesionales del CREA que permiten conjuntamente “que volvamos a ver volar aves amenazadas”. Para Maribel Lozano este “ejercicio colaborativo y participativo para salvaguardar la biodiversidad de la provincia de Jaén es la mejor forma de educar a los escolares para que sean los auténticos guardianes de nuestro patrimonio natural y, por ello, el Gobierno andaluz apuesta por una educación ambiental desde la experiencia”. La delegada ha recordado a los niños que nunca deben recoger un ave o a un animal si está en buena situación y en su medio natural.

La Red Natura 2000 en Andalucía, con cerca de 200 espacios protegidos y una extensión de 2,67 millones de hectáreas, es una de las más ricas y diversas de la Unión Europea al incluir una gran variedad de ecosistemas. En ella se incluyen los cuatro parques naturales de la provincia.

La creación y consolidación de esta red es posible mediante la declaración de espacios naturales bajo dos figuras de protección: Zonas Especiales de Conservación (ZEC) y Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA). Una vez declarados estos territorios, para evitar el deterioro de sus hábitats o impedir cualquier alteración que pudiera repercutir en las especies que motivaron su protección, las administraciones competentes llevan a cabo una serie de medidas de evaluación y seguimiento.