Entregados los premios del III Geo-Reto BTT La Carolina

71

Tras un parón debido al confinamiento, el III Geo-Reto BTT La Carolina ha concluido con la entrega de premios. El acto, celebrado  en la piscina municipal, sirvió para conversar con los participantes y tomar nuevas ideas para la próxima edición. En esta, a pesar de la crisis sanitaria, han participado unas 60 personas, que tuvieron que lograr el desafío de, en un plazo de tres meses, llegar a los puntos establecidos en cada categoría y se haga una fotografía en ellos. 

Un año más, en el desarrollo de la prueba, se ha contado con la colaboración de Bicis Castillo y Ciclos Sebastián Hidalgo, dos empresas, en palabras de la edil, que apuestan firmemente por el desarrollo de actividades que fomentan el turismo.

“La prueba tuvo que quedar suspendida durante el confinamiento y la volvimos a reanudar el pasado mes de octubre, cuando los datos de incidencia eran mejores. Su diseño persigue el fin, además de promover la actividad física en bicicleta, de fomentar las relaciones de compañerismo, dar a conocer diferentes recorridos, poner en valor nuestro entorno histórico y cultural como paso previo para respetarlo y conservarlo y practicar ejercicio físico”, explica la concejala de Deportes, Carolina Rodríguez. En este sentido, recordó que los recorridos han llevado a lugares tan distintos como como Cástulo, el mirador de los órganos, el castillo de Baños, la Cimbarra, la central eléctrica de Arrayanes y las zonas mineras carolinenses, entre otros.

El Geo-Reto BTT conjuga deporte con naturaleza, historia y cultura y fomento del turismo. No en vano, cada participante debe realizar diferentes rutas por el entorno natural y fotografiarse en ella para demostrar que lo ha conseguido. Para ello, estableció 3 categorías según su nivel de dificultad: principiante, intermedio y avanzado. De esta forma, cada persona podía participar en la que se sintiese más cómoda. Y es que, según detalló Rodríguez, la esencia del geo-reto va más allá de la competición, ya que en ella subyace la idea de que los participantes disfruten de la comarca y su entorno natural.