El Hospital de Linares organiza visitas guiadas a paritorios para embarazadas y sus parejas

771
SANIDAD

El Hospital Universitario ‘San Agustín’ de Linares, ha organizado una visita guiada en la zona de paritorios para mujeres embarazadas y sus parejas, que se han desplazado desde la localidad de Bailén, para conocer esta área. Durante todo momento han estado acompañadas por su matrona de referencia, Ana María Cámara.

Las gestantes han sido recibidas por matronas y TCAEs del centro hospitalario, quienes les han mostrado las instalaciones y lugares que recorrerán cuando acudan en el momento del parto, como la consulta de urgencias, sala de registros, sala de dilatación y paritorios. Durante la visita se le ha ofrecido información sobre el momento y los motivos por los que acudir al hospital, cuándo y por qué se realizan los registros cardiotocográficos, cómo se llevará a cabo el proceso de parto, consejos y posturas durante el mismo, o métodos de alivio del dolor, entre otros.

Con la iniciativa, el centro linarense pretende, como principal objetivo, mejorar el conocimiento de la gestante y su pareja sobre el servicio de paritorio, con el fin de disminuir el miedo asociado a lo desconocido para, de ese modo, conseguir que aumente la satisfacción y el buen recuerdo del parto.

Estas visitas guiadas que forman parte del Proyecto para la Humanización de la Atención Perinatal del Sistema Sanitario Público Andaluz (SSPA) se pretende resolver las dudas, aumentar la familiaridad con el entorno que aumente la seguridad favoreciendo la confianza y tranquilidad para las futuras madres y padres.

Los nacimientos en el centro respetan, siempre que es posible, el modo en el que la mujer desea recibir este tipo de atención sanitaria, una de las medidas incluidas en el Plan de Parto y Nacimiento de la Consejería de Salud y Consumo de la Junta de Andalucía ofrecida por este centro.

El Proyecto para la Humanización de la Atención Perinatal del Sistema Sanitario Público Andaluz (SSPA) tiene varios objetivos específicos, como la participación de la madre y la adecuación del entorno físico para su comodidad y seguridad durante el alumbramiento, la promoción de la lactancia materna desde el respeto de la decisión de la mujer, disminuir las intervenciones innecesarias especialmente en el uso de las ecografías, las cesáreas, las episiotomías y el rasurado perineal, promocionar una atención multicultural del embarazo, parto y puerperio y desarrollar medidas que contribuyan a fomentar la participación del hombre en el proceso de crianza.

Esta iniciativa pretende asimismo informar, facilitar, proponer y respetar la experiencia natural del parto. Las mujeres tendrán la capacidad de decidir con antelación la posición que quieren adoptar para dar a luz, pueden dejar constancia de sus preferencias en cuanto a la participación de su pareja, el tratamiento y el manejo del dolor y, una vez que se haya producido el parto, la higiene del bebé y la alimentación.