La economía andaluza creció un 3% en 2017

521

La economía andaluza cerró 2017 con un crecimiento real del PIB del 3%, un 0,7% más que en el trimestre anterior y también siete décimas por encima de las previsiones iniciales de la Junta de Andalucía (2,3%), encadenando cuatro años de avance consecutivos, con un dinamismo diferencial respecto al entorno europeo y un papel destacado del sector exterior y de la industria, que protagonizan la reorientación del modelo productivo en Andalucía.

En términos interanuales, según los resultados del cuarto trimestre de 2017 de la Contabilidad Regional Trimestral de Andalucía, publicada por el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (IECA) de la Consejería de Economía y Conocimiento, el Producto Interior Bruto (PIB), corregido de efectos estacionales y calendario, creció un 3,1% los tres últimos meses del año, igual que la economía española y casi medio punto más que la Zona Euro (2,7%), y continúa con el proceso de convergencia interrumpido en los años de crisis económica.

Respecto al trimestre anterior, el incremento real del PIB de Andalucía fue del 0,7%, igual que en España y por encima de las economías europeas (0,6% en la Eurozona), y encadena dieciocho trimestres consecutivos de tasas positivas desde el tercer trimestre de 2013.

Con este resultado del cuarto trimestre, el balance de la economía andaluza en 2017 ha sido una décima más elevado que en el año anterior, cumpliéndose las previsiones de la Administración andaluza que, a la luz del dinamismo que mostraba la economía a medida que avanzaba el año, revisó al alza en junio y octubre respecto a las contempladas en el escenario macroeconómico del Presupuesto de la Comunidad Autónoma de Andalucía 2017 (2,3%).

Este resultado consolida el ciclo de crecimiento que registra la economía andaluza desde 2014 y su dinamismo diferencial respecto al entorno europeo. El avance de la economía andaluza supera por tercer año consecutivo la media de la Eurozona y la UE (2,5%), que alcanzó el pasado año el mayor crecimiento de las última décadas, y también es superior al de las economías más representativas del área, como Alemania (2,5%) o Francia (2%).

Demanda interna y externa

El crecimiento de la economía andaluza se sustenta por el lado de la demanda en la vertiente interna, con una contribución positiva de 2,8 puntos porcentuales al crecimiento agregado, y en la demanda externa, que contribuyó con dos décimas.

La contribución positiva de la demanda externa es fruto del notable dinamismo de las exportaciones de bienes y servicios, que en el cuarto trimestre alcanzan un ritmo de crecimiento real del 9,1% interanual, con un crecimiento del 8% en el balance de 2017, el más elevado desde 2011 y tres puntos por encima de la media nacional (5%). Esto sitúa a las exportaciones de bienes y servicios como el componente más dinámico del PIB en Andalucía.

Destaca la evolución de las ventas de bienes al extranjero, que, en términos de aduanas, han alcanzado el máximo histórico de 30.913 millones de euros en 2017, cifra un 20,5% superior a la del año anterior, más del doble de lo que han crecido las exportaciones de mercancías al extranjero de media en las comunidades autónomas (8,9%) y a nivel mundial (7,9% en euros).

Estas cifras han permitido conseguir, por segundo año consecutivo, un superávit de la balanza comercial de Andalucía con el extranjero de 1.716,7 millones de euros, en contraste con el déficit de 24.744,3 millones de euros a nivel nacional, y propicia que Andalucía contribuya a mitigar el déficit de la balanza comercial española con el extranjero.

Respecto a la demanda interna, el consumo final regional ha crecido un 2,3% en 2017, sustentado fundamentalmente en el consumo de los hogares (+2,6%), gracias a la continuidad del proceso de creación de empleo. Muestra una práctica estabilización respecto al año anterior (2,5%), condicionado por la pérdida de poder adquisitivo de los salarios y las pensiones, que han crecido un 1,4% y 0,25%, respectivamente, por debajo de la tasa de inflación (2% de media en el año). El consumo de las administraciones públicas aumentó un 1,4%, dos décimas menos que en el ejercicio anterior, en un contexto de falta de recursos suficientes del sistema de financiación.

La formación bruta de capital también ha mostrado un mayor impulso, especialmente en la segunda mitad del año, con un incremento del 6,5% interanual en el cuarto trimestre, y un balance anual de aumento del 4,7%, casi cuatro veces superior a lo que creció en 2016 (1,2%). Con ello la participación de la inversión en el PIB se ha elevado hasta el 17,6%medio punto por encima de la del año anterior.

Por el lado de la oferta, el crecimiento de la economía andaluza en 2017 ha sido generalizado en todos los sectores productivos, a excepción de la agricultura (-2%), afectada por la situación de sequía que caracterizó el año. El conjunto de sectores no agrarios registró un incremento del 3% en el año, superior a la media nacional (2,9%), y medio punto más elevado que en 2016.

Destaca la trayectoria de aceleración mostrada por el sector industrial, con un incremento del 5,7% interanual en el cuarto trimestre, el más elevado en dos años, y el balance medio en 2017 es un aumento del 4,7%, un punto superior a la media del sector en España. La construcción se recuperó del práctico estancamiento del año anterior con un crecimiento un 6%, también por encima de la media nacional (4,9%).

Los servicios crecieron un 2,5%, prácticamente igual que en España (2,6%), con aumentos generalizados en casi todas las ramas, excepto las actividades financieras (-1,1%), y destacaron por su dinamismo Comercio, Transporte y Hostelería (3,9%), y las más relacionadas con la economía del conocimiento, como son Actividades profesionales, científicas y técnicas (3,6%) e Información y comunicaciones (2,8%).

Estos resultados positivos de la actividad productiva y la demanda se trasladan al mercado laboralSe ha creado empleo por cuarto año consecutivo, 121.132 puestos de trabajo en Andalucía en 2017, el doble que en el año anterior, con un ritmo de crecimiento del 4,1%, muy por encima de la media en España (2,6%). El año se cierra con 3.136.069 puestos de trabajo en la comunidad, el nivel más elevado en un cuarto trimestre desde 2008.

La economía andaluza consolida en 2017 el ciclo de crecimiento económico y creación de empleo que viene registrando desde 2014, con un dinamismo diferencial respecto a su entorno europeo, continúa con el proceso de convergencia interrumpido en los años de crisis económica.