La IGP del Aceite de Jaén se presenta como “una oportunidad gigante” de dar un salto cualitativo de desarrollo y comercialización

427

La subdelegada del Gobierno de España en Jaén, Catalina Madueño, ha participado en la entrega de placas a los inscritos en la Indicación Geográfica Protegida “Aceite de Jaén”. En el acto también han estado presentes la delegada del Gobierno andaluz en Jaén, Maribel Lozano Moral; el rector de la Universidad de Jaén, Juan Gómez Ortega; el diputado de Agricultura y Medio Ambiente de la Diputación Provincial de Jaén, Pedro Bruno; el presidente de la IGP “Aceite de Jaén”, Manuel Parras Rosa; y la concejala de Medio Ambiente, Sostenibilidad y Agricultura del Ayuntamiento de Jaén, María del Carmen Angulo Montoro.

Catalina Madueño ha puesto en valor que este tipo de actos ponen de manifiesto que la provincia “es una de las principales productoras de aceite de máxima calidad” Un hecho que, según la subdelegada, ha sido posible gracias “a la labor incansable y al compromiso que han adquirido a lo largo de los últimos años los olivareros y olivareras, los almazareros, los envasadores y los comercializadores, para conseguir que los AOVES jiennenses sean un producto cada vez más apreciado y más consumido”.

De este modo, la representante del Ejecutivo en la provincia ha subrayado la importancia de que las instituciones apoyen la labor en el campo, señalando como motivos principales: la sostenibilidad económica, que supone este sector para más de 70.000 familias jiennenses; la visibilidad positiva que el oro líquido regala a la marca “Jaén”; y la capacidad de fijar la población al territorio.

En nombre del Gobierno de España, Madueño ha mostrado el apoyo al sector y ha reseñado que “la apuesta por la revalorización y la calidad es el camino para asegurar la capacidad de crecimiento del sector oleícola y, por consiguiente, su futuro”. En este sentido, ha indicado que la Indicación Geográfica Protegida Aceite de Jaén se presenta como una oportunidad gigante de dar un salto cualitativo de desarrollo y comercialización. Jaén tiene su sitio en el mapa como capital mundial del aceite de oliva, pero las etiquetas que ya lucen vuestras botellas reconocen y diferencian también la excelencia de un producto único y singular”.

Además, Madueño ha asegurado que el Gobierno de España ha protegido el AOVE: “Con la norma de calidad del aceite de oliva, aprobada el pasado mes de septiembre, se ha venido a satisfacer una demanda histórica del sector”. En relación con el marco normativo, la subdelegada ha explicado que se refuerza el valor y el prestigio del AOVE, “lo que se traduce en efectos positivos, tanto para los productores como para la industria, que pueden mejorar sus ingresos y obtener mayor valor, así como para las personas que adquieren el aceite, que disfrutan de más garantías y de un producto de primera calidad”. Al hilo, Madueño también ha indicado que “con esta ley se garantiza de una forma homogénea que aquello que se compra tiene las características que se indican en la etiqueta”.

De este modo, Catalina Madueño ha asegurado que “el Ministerio de Agricultura trabajó, trabaja y trabajará de forma consensuada con las organizaciones agrarias y con los representantes de los diferentes eslabones de la cadena de producción y comercialización del AOVE para conseguir que el olivar tradicional tenga futuro y, por consiguiente, mantener el motor económico de la provincia”.

Finalmente, la representante del Ejecutivo en la provincia ha señalado “que el Gobierno de España ha asumido el liderazgo para llevar a cabo medidas y reformas legislativas tales como: la hoja de ruta específica para el olivar, que ha contribuido eficazmente a la estabilización del mercado y, por lo tanto, a la mejora de la comercialización, con una evidente recuperación de los precios; la reforma de la Ley de la Cadena Alimentaria; el Real Decreto que permite la autorregulación del sector oleícola en determinadas situaciones; las importantes medidas de promoción del producto; y la nueva PAC, que incluye un programa sectorial para el olivar tradicional dotado con 30 millones de euros anuales, concebido para responder a las particularidades del sector olivarero, en especial, al olivar tradicional”.