Quedada MTB de La Carolina recauda 300 euros a favor de ALES

68
LA CAROLINA

La Carolina vuelve a unir deporte y solidaridad, esta vez, con una quedada MTB en beneficio de la Asociación de Padres de Niños Con Cáncer ALES. El pasado domingo, entre ciclistas y acompañantes disfrutaron de una jornada de convivencia que comenzó con una ruta y que concluyó con la degustación de  un plato de paella al aire libre en las instalaciones de la piscina. Se han podido recaudar cerca de 300 euros, una cantidad que, sin duda, contribuirá a la labor que desarrolla el colectivo.

“La bicicleta es uno de los deportes más practicados en La Carolina, gracias a nuestro entorno, entre otros. Decidimos que sería bueno sacar partido de esta afición para ayudar a personas que se dejan la piel en cubrir las necesidades de niñ@s con esta enfermedad y sus familias. Una vez más, nuestros vecinos y vecinas han demostrado su carácter solidario. Buena prueba de ello son los datos de participación. Hay quien no ha realizado la ruta en bicicleta, pero que sí ha querido compartir el almuerzo. Muchísimas gracias a todos ellos”, señala la concejala de Deportes, Carolina Rodríguez, que señala que la convocatoria ha sido todo un éxito.

No es la primera vez que, desde el Ayuntamiento, se organizan jornadas deportivas con fines solidarios. “Estamos convencidos de que es la mejor forma de avanzar. El deporte imprime ya de por sí unos valores que podemos trasladar al resto de nuestras acciones. Siempre tratamos de dar un matiz solidario a nuestras actividades y no son pocas las veces que hemos colaborado con ALES u otros colectivos, como la Asociación Pídeme la Luna o la Asociación de Alzheimer Felipa Delgado entre otras”, indica la edil.

Organizada por el Ayuntamiento, en colaboración con los clubes ciclistas del municipio y Bicis Castillo, la ruta tuvo un recorrido de unos 45 kilómetros con un desnivel acumulado de 480 metros. Comenzando en la plaza del Ayuntamiento, llevó al grupo ciclista a La Aliseda, Santa Elena y alrededores de su camping, Miranda del Rey y el Parque Natural de Despeñaperros, para regresar de nuevo por los estrechos de Miranda hasta llegar de vuelta a la plaza del Ayuntamiento.

En definitiva, tal y como concluye Carolina Rodríguez, deporte, naturaleza, solidaridad y convivencia se unen en una misma actividad que ha discurrido con éxito y que ha dejado un buen sabor de boca a los y las asistentes.