El Ayuntamiento de La Carolina se sumará a las movilizaciones por los comedores escolares

89

Con el objetivo de mostrar su apoyo y de informar a los afectados por el cierre de los comedores escolares, la alcaldesa, Yolanda Reche, y las concejalas de Educación y Políticas Sociales, Carolina Rodríguez y Carolina Cano, respectivamente, se reunieron con las familias. En el encuentro se pusieron a su disposición y anunciaron que el equipo de Gobierno estará presente en las movilizaciones de protesta convocadas para los días 8 y 11 de noviembre.

En concreto, son 70 las familias a las que se les había concedido el servicio de comedor escolar en La Carolina para el presente curso escolar, algo imposible tras su clausura del servicio en el Colegio Carlos III. “La capacidad de respuesta de la Junta de Andalucía ante un problema de estas dimensiones ha sido nula y la consecuencia es que se ha dejado a cientos de familias en la estacada”, aseveró Reche al tiempo que mostró su preocupación por el proceso para volver a poner en marcha los comedores. “Es una licitación pública y eso lleva unos tiempos. Nos preocupa que se pueda prolongar mucho y que no haya adjudicación hasta bien entrado el año 2020. Todo lo ocurrido denota gran irresponsabilidad por parte del Gobierno autonómico”.

En este sentido, la alcaldesa explicó que el Ayuntamiento no tiene competencias en la materia y que, por lo tanto, no se puede cubrir el servicio porque se incurriría en “serios” problemas legales. “Ni podemos hacer que se elaboren los menús en otras cocinas ni podemos contratar a personal para ello porque no está en nuestras competencias”, detalló la alcaldesa. Sin embargo, ofreció mano tendida para ayudar en todo lo que sea posible dentro de las posibilidades municipales.

Y es que desde un principio tanto la alcaldesa como los responsables municipales han estado muy pendientes de todo lo sucedido. Así, refirió las reuniones mantenidas tanto con el delegado de Educación, Antonio Sutil, y con los sindicatos y detalló lo comentado en las mismas. “Hemos estado desde el principio en contacto directo con la dirección del centro y por supuesto reclamando a la delegación una solución para esta situación terrible para las familias”, remarcó.

Por otro lado, también se mostró el apoyo a las trabajadoras que se han visto afectadas por la medida. Por último, mostró su profundo rechazo al aula de espera,  medida descartada por la Delegación de Educación. “No podemos tener a los niños y niñas sin comer hasta las cuatro o comiendo en taper como dijo el consejero”, concluyó.